-->

Menú

Para realizar pedidos o solicitar información contacte con nosotros en: artemilitarynaval@gmail.com

jueves, 25 de febrero de 2016

El Acorazado España

Pintura al óleo del acorazado España (1912)
Acorazado Clase España navegando, pintura de pequeño formato realizda al óleoo sobre papel. 
  Disponible.

Plan Maura-Ferrándiz

Después de la Guerra de Cuba la Marina de Guerra Española, como bien es sabido, quedó maltrecha, para reconstruir la flota el gobierno creo el Plan Maura-Ferrándiz. Los grandes protagonista de este fueron 3 acorazados del revolucionario tipo dreadnought. El dreadnought  era un diseño que supuso un gran salto tecnológico con respecto a los buques anteriores, los llamados pre-dreadnought. Dos rasgos distintivos del dreadnought eran el tener un solo calibre para sus cañones más potentes y por otra parte el uso de turbinas de vapor para su propulsión. La primera simplificó la logística, en lo relativo a la munición, y la segunda dotó al buque de una mayor velocidad (Primer barco propulsado por turbina de vapor), llegando a superar los 20 nudos. La velocidad es un elemento esencial del combate, la flota más veloz tiene ventaja pues puede elegir entre el enfrentamiento, o la huida, en función de la superioridad o inferioridad con respecto a la flota enemiga. Durante la batalla de Jutlandia los cruceros de batalla alemanes pudieron zafarse de los más lentos acorazados de la Gran Fleet Británica precisamente por el diferencial de velocidad entre estos dos tipos de buques.

Acorazados Clase España

Se construyeron 3 buques de la Clase España. El primero fue el mismo acorazado España que dio nombre a la clase, luego vinieron el acorazado Jame I y el acorazado Alfonso XIII. El primero, el Acorazado España no tuvo una vida muy larga, su final lo encontró embarrancado en una zona rocosa, el desastre se produjo debido a condiciones de mala visibilidad el año 1923. los otros dos se hundieron años más tarde durante la Guerra Civil Española. 

El Acorazado Jaime I junto con el Acorazado Alfonso XIII fueron los que trasladaron al Rey Alfonso XIII y al General Primo de Rivera a su exilio en Italia. Estos dos buques también participaron en el desembarco de Alhucemas. Ambos terminaron sus días durante la Guerra Civil en bandos opuestos. Sirviendo al Gobierno de la República el acorazado Jaime I explotó estando en reparaciones después de sufrir un ataque de la aviación Nacional, en junio del 1937. El Alfonso XIII, renombrado por el Gobierno Republicano como Acorazado España dado su nombre real, sirvió sin embargo en el bando nacional, fue hundido por una mina al intentar interceptar un mercante británico que intentaba entrar en el puerto de Santander en 1937.

Los últimos acorazados españoles

Estos barcos fueron los últimos buques de guerra acorazados españoles. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX el acorazado era el rey de los mares, pero ese papel declinó en favor del portaaviones a partir de la Segunda Guerra Mundial. Aunque en España no llegó el primer portaaviones hasta la incorporación del portaaeronaves Dédalo el año 1967 (ver entrada Portaaviones Españoles), procedente de la Marina de los Estados Unidos de América.


martes, 23 de febrero de 2016

Cazador de la Guardia Real.-1831

Colección de Uniformes Militares


Caballería española. Figura 33


Con esta entrada de pintura militar original, aumentamos nuestra colección de uniformes históricos de la Caballería Española.

Cazador de la Guardia Real 1831
  Disponible.


Los cazadores de la Guardia Real en 1831

La División de Caballería de la Guardia Real Exterior, creada por Reglamento de 1 de mayo de 1824, disponía de una brigada de línea y otra ligera, dentro de la cual se integraba, junto con un Regimiento de Lanceros, el Regimiento de Cazadores representado en la figura de nuestra ilustración.

Aunque la misión principal de las unidades montadas de la Guardia Real se centraba en la seguridad de la Real Persona y edificios palaciegos, las vicisitudes de la Primera Guerra Carlista (1833-1840) obligaron al empleo de sus fuerzas en los duros combates que fueron necesarios para contener y sofocar la sublevación carlista. Precisamente, en las operaciones llevadas a tal efecto por el general Iribarren, Virrey de Navarra, para impedir el paso del Ebro por la columna carlista del general Iturralde, tuvo lugar en Lodosa un épica carga de los escuadrones de lanceros y cazadores de la Guardia Real para desalojar al enemigo de las alturas que dominaban el paso del Ebro a la altura de dicha localidad. La Acción de Lodosa, como se conocería en adelante la hazaña guerrera de los jinetes de la Guardia Real, sucedió el 19 de agosto de 1836 y fue merecedora de la Cruz Laureada de San Fernando.



Más figuras de nuestra Colección de Uniformes Militares.
Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas



lunes, 15 de febrero de 2016

7º de caballería de EEUU

Colección de Uniformes Militares


Unidades Célebres de Caballería. Figura 32


Con esta entrada de pintura militar original, iniciamos nuestra particular exploración de los uniformes célebres de la caballería mundial.

7º de caballería
  Disponible.

Sin lugar a dudas, una de las unidades de caballería más universalmente conocidas es el Séptimo Regimiento de Caballería de los Estados Unidos de Norteamérica. Ello obedece a su carácter icónico en el género cinematográfico del Western hollywoodiense, en cuyas películas la llegada in extremis del 7º de Caballería, con el inconfundible acompañamiento musical de su toque de corneta, anunciaba la infalible salvación de los colonos blancos de manos de los salvajes indios cortacabelleras.

Little Bighorn

Tal y como representa la épica cinematográfica norteamericana ligada a la Conquista del Oeste, el Séptimo Regimiento de Caballería nació en el contexto de las guerras sostenidas por los EE.UU contra las tribus indígenas de Norteamérica, concretamente en el año 1866.

Precisamente en uno de estos conflictos, en el de la lucha del Ejército de los Estados Unidos contra los indios sioux, cheyennes y arapahoes del territorio de Dakota, el 7º de Caballería protagonizó, en los años posteriores a la Guerra de Secesión norteamericana (1860-1864), uno de los desastres más sonados de la historia militar estadounidense: la batalla de Little Bighorn de 25 de junio de 1876.

En efecto, en mayo de 1874, el coronel Custer, jefe del 7º de caballería, recibió la misión de sofocar la rebelión india del territorio de Dakota. Desatendiendo las más elementales medidas de prudencia y llevado por las prisas, Custer forzó a sus hombres hasta el agotamiento. Además, para evitar retrasos en la marcha de su columna, Long Hair -apodo utilizado por los indios para referirse al jefe del regimiento- prescindió de las armas pesadas de su unidad. Por último, Custer decidió dividir sus fuerzas en dos columnas, de modo que, finalmente, la concurrencia de tales desatinos y, probablemente, una olímpica infravaloración del enemigo, convirtió la expedición de castigo indio en un desastre militar en el que el regimiento perdió la mayor parte de sus efectivos.

Nuestra lámina

Sea como fuere, nuestra pintura representa a un miembro del Séptimo Regimiento de Caballería del Ejército de los Estados Unidos portando el famoso uniforme tan familiar en todo el mundo por su proyección cinematográfica. Probablemente no haya habido en la historia del la uniformología una vestimenta militar más popular y conocida que al azul-amarillo del 7º de Caballería.


Más figuras de nuestra Colección de Uniformes Militares.
Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas



jueves, 4 de febrero de 2016

Dragones de Almansa. -1808

Colección de Uniformes Militares


Caballería española. Figura 30


Con esta entrada de pintura militar original , aumentamos nuestra colección de uniformes históricos de la Caballería Española.

Dragones de Almansa 1808
  Disponible.


El Almansa en 1808

Herederos del Tercio de Dragones de Hartman, creado en Flandes a finales del siglo XVII, los cerca de 500 jinetes de los Dragones de Almansa formaban parte de las fuerzas españolas que, en la primavera de 1808 y al mando del Marqués de La Romana, se encontraban estacionadas en Dinamarca al servicio de Napoleón Bonaparte, emperador de los franceses.

Durante su estancia escandinava, los Dragones de Almansa permanecieron reunidos en la península de Jutlandia, pero los sucesos que se desarrollaron en España a partir de mayo de ese año, aconsejaron al mando francés a diseminar las fuerzas españolas a lo largo y ancho del territorio de Dinamarca. El cuartel general del Marqués de la Romana fue establecido en Nyborg, distribuyéndose las unidades españolas entre diversas islas danesas y el continente. Los de Almansa quedaron en las proximidades del cuartel general, en la isla de Fionia.

juramento a Pepe Botellas

En estas estaban cuando llegaron las órdenes por las que debían prestar juramento de fidelidad al Rey José Bonaparte, lo que produjo enormes tensiones que se incrementaban a medida que llegaban las noticias de los sucesos patrios. Con perfidia se logró que algunas unidades jurasen lealtad al usurpador de la corona española, sostenido en su trono por las bayonetas de los ejércitos franceses de ocupación. En Fionia, la isla donde se encontraban acantonados los Dragones de Almansa, el juramento se desarrollaba de manera desigual e incompleta, hasta que los jinetes del Almansa interrumpieron la lectura de la orden con los atronadores gritos de ¡Viva España y muera Napoleón! que salían de las viriles e indignadas gargantas de aquellos centauros indomables. Al final, se formó un caos que acabó por romper las formaciones preparadas para prestar el inicuo juramento.

Regreso a España

En tales circunstancias, y con la vista puesta en regresar a la Patria para defenderla de la traidora agresión francesa, se trabó contacto con los buques británicos sitos en la bahía de Lageland, con cuyos oficiales se acordó un plan de evasión.

Las primeras providencias consistieron en la toma de Nyborg por las fuerzas españolas, después se pasaría a la isla de Lageland, donde debían reunirse todas las unidades para su traslado a España. Sin embargo, la traición del juramentado general Kindelán, que alertó al mando francés de los preparativos de regreso, impidió el éxito completo de la operación. Así, el Regimiento Algarbe, del Rey y del Infante, fueron obligados a rendirse a las fuerzas francesas enviadas para impedir la fuga.

Tras su evacuación de Dinamarca, el Regimiento Almansa se incorporó al Ejército de Galicia, quedando posteriormente encuadrado en las fuerzas extremeñas del general Cuesta. Su primera acción notable se produjo el 21 de marzo de 1809, en Miajadas, cuando los escuadrones del Almansa y del Regimiento del Infante, sorprendieron a las vanguardias de caballería del general Lasalle y las aniquilaron.


Más figuras de nuestra Colección de Uniformes Militares.
Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas