-->

Menú

Para realizar pedidos o solicitar información contacte con nosotros en: artemilitarynaval@gmail.com

jueves, 16 de marzo de 2017

La BRIPAC

Soldados de España


Nº 4.- Paracaidistas de la BRIPAC


Gastador BRIPAC

Colección "Soldados de España"

Caballero Legionario Paracaidista
Trabajos artísticos exclusivos para:
  • ELABORAR PINTURAS ACRÍLICAS Y AL ÓLEO en Tamaños normalizados para enmarcación:
  • LÁMINAS en tamaños normalizados para enmarcación. Soportes: Papel, cartón pluma, lienzos con o sin bastidor, tabla entelada, vinilo, etc.;
  • PERSONALIZACIÓN: con los textos o detalles que más le agraden.
  • ENCARGOS A MEDIDA: para soldados con uniformes de unidades específicas.
  • ¡¡Contacte con nosotros y consúltenos!!


Nuestra Lámina

Presentamos un nuevo trabajo de la colección Soldados de España introduciendo a un componente de la BRIPAC. Nuestro gastador CLP (Caballero Legionario Paracaidista) presenta armas a unas poderosas estrofas del Himno Paracaidista:

Lucharé por conseguir...
que mi España sea Noble y Fuerte
Cumpliré con mi deber...
Porque la Patria ¡Todo lo merece!


Y si tengo que morir
Yo moriré dando cara a la muerte
¡Por la Patria! ¡Sangre y fuego!
Adelante con furia febril
¡Por España! ¡Desperta Ferro!
Es mi lema triunfar o morir.



Las primeras unidades paracaidistas del Ejército español

En 1953, dentro del proceso modernizador acometido por las fuerzas armadas españolas tras los acuerdos con los EE.UU, el comandante D. Tomás Pallás Sierra recibió la misión de organizar la primera unidad paracaidista del Ejército español. De este modo, tras los correspondientes cursos y diseños orgánicos, nació la I Bandera Paracaidista Roger de la Flor, así bautizada en honor del célebre jefe almogávar. Algo después, el 23 de febrero de 1954 y desde aviones Junker y Savoia, los componentes de la I Bandera Paracaidista efectuaban el primer salto paracaidista del Ejército de Tierra.

Pocos años después de estos acontecimientos fundacionales, las primeras unidades paracaidistas entrarían en combate y recibirían su bautismo de fuego. La Guerra de Ifni (1957-1958), sería la ocasión propicia para que los Caballeros Legionarios Paracaidistas demostrasen el valor, alta capacidad técnica y elevada instrucción que desde el primer momento les ha caracterizado. Para una descripción más circunstanciada remitimos al lector a la entrada CASA 352 de este mismo blog.

¡¡Desperta Ferro!!