-->

Menú

Para realizar pedidos o solicitar información contacte con nosotros en: artemilitarynaval@gmail.com

oferta

OFERTA ARTEMILITARYNAVAL
Mostrando entradas con la etiqueta armada siglo XVIII. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta armada siglo XVIII. Mostrar todas las entradas

domingo, 31 de diciembre de 2017

El navío español

Vientos propicios


Fragata Siglo XVIII
  • PINTURAS AL ÓLEO: Precio según tamaño:
  • ENMARCACIÓN TEMÁTICA:
  • REPRODUCCIONES Y LÁMINAS:

El Navío de Línea: Decoración y pintura

Los navíos españoles de finales del siglo XVIII eran buques grandes, sólidos y marineros; bien construidos a base de maderas de gran calidad como el roble o la caoba. Sin embargo, pese a sus robustos cascos, las arboladuras pecaban por desmesura, pues para lograr mayor velocidad se aumentaba el aparejo sin tener en cuenta ciertos inconvenientes que provocaban averías y no pocos desarbolos.

El aspecto exterior de estos barcos se regulaba mediante ordenanza, de modo que todos los buques de la Armada Española siguiesen pautas de uniformidad en cuanto a pintura y adornos. Así, el casco era negro y amarillas las bandas de las baterías; por su parte, la arboladura se coloreaba en amarillo rojizo o almazarrón; la proa montaba un mascarón en el que debía figurar el león engallado símbolo de la Monarquía Católica Española; por fin, la popa simplificaba la profusa ornamentación de épocas precedentes para instalar sobrias balconadas que incluían cartelas con el nombre del buque.

Nuestra pintura

Siguiendo las pautas descriptivas arriba reseñada, hemos pintado un navío español navegando con buen viento en aguas del Atlántico. La bandera de roja y gualda es el pabellón de la Armada aprobado por Carlos III en 1885 y la grimpola azul que flamea en el tope del palo de trinquete corresponde al Departamento Naval del Ferrol.

Para saber más

Todo a babor: El Navío, y las tareas a bordo

Más pinturas navales de este mismo Blog



martes, 25 de julio de 2017

La defensa de Bocachica

Acorazado Jaime I
La defensa de Bocachica. Cartagena de Indias (Ver Coleeción Blas de Lezo)
Adquiera la escena en lámina u óleo.


Combate naval de Bocachica

En la defensa de Bocachica el almirante Blas de Lezo utilizó un ingenioso sistema de rampas para alargar el tiro de los cañones españoles. El almirante inglés desesperado ante la efectividad de tal medida mandó entonces acercarse a uno de los navíos británicos con el objeto de mejorar la efectividad del ataque. En respuesta se prepararon la Galicia y el navío San Felipe para contrarrestar el osado y peligroso desafío del Inglés sobre las baterías de costa del Fuerte de San Luis y San José. 

Las cadenas de la bocana fueron bajadas y los dos  buques salieron al encuentro del navío enemigo. Blas de Lezo veía la oportunidad única de enfrentarse a un número reducido de barcos enemigos dada la inmensa superioridad  de su rival en la mar.

Durante el combate el San Felipe fue extremadamente efectivo ya que sus cañones castigaron duramente la amura del británico. Parte del plan de Lezo era usar la Galicia como cebo para que el navío San Felipe realizara un abordaje para el que se preparo la infantería abordo de dicho buque. En medio de la refriega un buque Inglés se acerco para socorrer al que estaba siendo doblegado por la artillería española y que estaba en serios aprietos. La Galicia aprestó hombres en las gavias de proa para lanzar objetos incendiarios sobre la cubierta de la nave intrusa recién llegada, la medida fue efectiva aunque no llegó a causar daños definitivos en la nave auxiliadora.

Finalmente el navío inglés vio las de perder y aprovecho la oportunidad, cuando la tuvo, de retirarse maltrecho. Por su parte los navíos Galicia y San Felipe habían recibido un duro castigo en cuanto a bajas, no obstante el peligroso ataque fue abortado por el momento. Los numerosos heridos fueron transportados a Cartagena en el África, este buque hizo las veces de hospital y transporte.

Dentro de la laguna y protegidos por las cadenas la Galicia y el San Felipe permanecen ergidos y desafiantes al tremendo poder de la flota británica desplegada ante Cartagena.  

Primer anillo de defensa

La defensa de Cartagena comprendía varios anillos estratégicos de defensas, La presente ilustración hacer referencia al primero. En próximas entradas iremos creando pinturas relativas al resto de los hitos y batallas clave en la exitosa defensa de Cartagena de Indias.

Entradas relacionadas

Referencia

1. EL DÍA QUE ESPAÑA DERROTÓ A INGLATERRA , Pablo Victoria (EDAF)

2. Biografía de don Blas de Lezo

jueves, 25 de mayo de 2017

3. Andanadas por la popa





Oleo navio español El Glorioso navegando visto de popa

Andanadas por la popa

Texto: José Ramón Vallespín Gómez
Cerca ya de la mitad del verano, la tarde había sido moderadamente calurosa, aliviada si acaso por el viento, fresco y del tercer cuadrante. Se había puesto el sol, pero la noche era de luna, muy clara, y quitando el murmullo de las faenas de a bordo, en general solo se oía la caricia del agua en los costados del vaso habanero(1), que navegaba de aleta. El Capitán de Navío de la Cerda llevaba varias horas en toldilla sin apartar la vista del Poniente, mientras se lamentaba de su suerte. Desde hacía ya varias horas escapaba de una fragata y un paquebote que izaban la enseña de San Jorge, y si a estos se llegara a unir el navío de su misma bandera que les seguía rezagado se encontraría en franca desventaja.

A pesar de que el Glorioso andaba bien para el tiempo que llevaba sin carenar ni renovar el trapo, la velocidad que llevaba no parecía ser suficiente para librarse de la persecución. Maldijo a los ingleses viendo que no había manera de dejarlos atrás. Esa fragata navegaba bien ¡vive Dios! y estaba cada vez mas cerca. No esperaba hacerle mucho daño disparando contra su proa, pero menos daba una piedra y si conseguía reducirle con que fuera un poco el andar, tendría más oportunidades de abrir distancia y perderse de su vista.

Bajo cubierta varios hombres se afanaban en preparar las dos piezas de popa mientras los oficiales no perdían ojo de la fragata inglesa tratando de estar listos para, a la orden de don Pedro, disparar cuando estuviera a distancia de tiro eficaz. En definitiva eran tres contra uno y no convenía gastar munición en alardes inútiles. Repasaban con atención todo el material. El condestable, con cuatro gruñidos indescifrables para quienes no fueran sus artilleros, dirigía la operación con la seriedad que requería la delicada situación.

Arriba, con el ánimo agitado mientras escudriñaba el desarrollo de la persecución, Don Pedro podía imaginar los sentimientos del capitán de la fragata, a pesar de que seguramente ignoraba que estaba al mando de la escuadrilla enemiga. Estaría naturalmente pensando en la gloria de rendir un navío de la poderosa marina del Rey de España, y en lo que eso significaría no solo para su carrera sino para su patria, pero además pensaba en el botín que le correspondería si lo lograba. Un navío de setenta cañones por sí mismo no era poca pieza y además, a juzgar por la derrota que hacía cuando lo avistaron recalando en Azores como cualquier barco en ruta de La Habana a la Península, los caudales que con toda seguridad transportaba añadían un valor muy considerable. Y teniendo detrás de él los ochenta del Warwick no parecía demasiado complicado capturar el navío de su Católica Majestad y que a él le tocara una jugosa parte del precio de la presa. Solo tenía que conseguir embarazar al español para reducir su marcha lo suficiente.

Pero Don Pedro era hombre de mar experimentado en suficientes combates como para saber bastante bien lo que se debía hacer para negarles a los ingleses la victoria y cumplir con su misión. Y tenía la voluntad de vencer de los grandes capitanes. Y ambición no le faltaba. Quien sabe, quizá había llegado su hora. Quizá esta jornada fuera la de su definitiva consagración como hombre de mar y guerra. Había un nuevo rey en el trono, y era buen momento para causar buena impresión. La fragata llevaba ya un rato disparando con sus piezas de proa, y los piques de sus cañonazos se acercaban cada vez más a su barco. Así que se desembarazó de todo pensamiento accesorio, se concentró en la situación táctica, y ordenó abrir fuego…
.

ANTERIOR



Notas

(1) Buque construido en la Habana




Pintura Naval

miércoles, 3 de mayo de 2017

Corpus en Cádiz

Cartón para Óleo


Corpus en Cádiz
Fiesta del Corpus en el Departamento Naval de Cádiz
Cartón para óleo exclusivos con las siguientes finalidades:
  • PINTURAS AL ÓLEO: Tamaño: A partir de 46 x 38 cm; Soporte: Tabla entelada; Precio: Desde 290 Euros + gastos de envío.
  • REPRODUCCIONES Y LÁMINAS: Tamaños: Desde A3 en adelante (normalizados o personalizados); Soportes: Papel, cartón pluma, lienzos con o sin bastidor, tabla entelada, vinilo, etc, etc.; Precio: Desde 10 Euros + gastos de envío.
  • Contacte con nosotros:     VEA NUESTRAS COLECCIONES

EL ENGALANAMIENTO NAVAL

Según las previsiones de la Ordenanza Naval de 1802, los buques de la Armada Española debían engalanarse con banderas y gallardetes en ocasiones festivas especiales. Para todas los dominios de la Monarquía Católica Española, estos días singulares eran las fiestas del Corpus Christi, Inmaculada Concepción y Santiago Apóstol, además de las fechas del cumpleaños del Rey, de la Reina y del Príncipe de Asturias. Cuando había varios buques surtos en puerto, el empavesado sólo correspondía a los barcos de los tres comandantes más antiguos.

Con esta pintura militar hemos querido ilustrar una escena festiva de esta naturaleza: dos navíos de la Armada Española, un dos puentes y un tres puentes, fondeados en la bahía de Cádiz en un luminoso amanecer del mes de junio, largan sus banderas de señales, gallardetes y pabellones para celebrar alegremente la solemne festividad del Corpus Christi.








lunes, 17 de abril de 2017

Navío Santísima Trinidad navegando en línea

Pintura al óleo navíos españaoles Santísima  Trinidad y Nepomuceno obra de armina
Navíos españoles navegando en columna, pintura al óleo hecha por encargo, dimensiones 146x97 Cms.  El Santísima Trinidad encabeza la línea, la bandera nacional flamea al viento en cada navío. Los tres buques representados navegan con todo el trapo en un día luminoso con profusión de nubes en el horizonte. El Santísima Trinidad está pintado en rojo, el resto en amarillo como era reglamentario en la época. Para hacer encargos contactar a través del correo: artemilitarynaval@gmail.com

 

Navío Santísima Trinidad

Conocido por ser el mayor navío de su época, Benito Pérez Galdós escribe lo siguiente a propósito del Santísima Trinidad, en su obra Trafalgar  que da inicio a los Episodios nacionales:

El Santísima Trinidad era un navío de cuatro puentes. Los mayores del mundo eran de 3. Aquel coloso, construido en la Habana, con las más ricas maderas de Cuba, en 1769, contaba 36 años de honrosos servicios. Tenía 220 pies (61 m) de eslora, es decir de popa a proa, 58 pies de manga (ancho) y 28 de puntal (altura desde la quilla a la cubierta), dimensiones extraordinarias que entonces no tenía ningún buque del mundo. Sus poderosas cuadernas, que eran un verdadero bosque, sustentaban cuatro pisos. En sus costados, que eran fortísimas murallas de madera, se habían abierto al construirlo 116 troneras: cuando se le reformó, agrandándolo en 1796, se le abrieron 130, y artillado de nuevo en 1805, tenía sobre sus costados cuando yo le vi, 140 bocas de fuego, entre cañones y carronadas. El interior era maravillosos por la distribución de los diversos compartimentos, ya fuesen puentes para la artillería, sollados para la tripulación, pañoles para depósitos de víveres,  cámaras para los jefes, cocinas, enfermería y demás servicios. Me quedé absorto con recorriendo las galerías y demás escondrijos de aquel Escorial de los mares. Las cámaras situadas a popa eran un pequeño palacio por dentro, y por fuera una especie de fantástico alcázar, los balconajes, los pabellones de las esquinas de popa, semejantes a las linternas de un castillo ojival, eran como grandes jaulas abiertas al mar, y desde donde la vista podía recorrer las tres cuarta partes del horizonte.
Nada más grandioso que la arboladura, aquellos mástiles gigantescos, lanzados hacia el cielo, como un reto a la tempestad. Parecía que el viento no había de tener fuerza para impulsar sus enormes gavias. La vista se mareaba y se perdía contemplando la inmensa madeja que formaban en la arboladura los obenques, estáis, brazas, burdas, amantillos y drizas que servían para sostener y mover el velamen.
Extracto del óleo original


Navío Santísima Trinidad
Extracto del óleo original

Captura convoy británico

Una de las acciones más importantes, y poco recordada, en la que actuó el Santísima Trinidad, como buque insignia, fue la captura en el año 1780 de un doble convoy británico que durante la Guerra de Independencia Americana transportaba pertrechos militares, víveres y soldados para sus ejércitos coloniales, en la India y en América.  Este convoy constaba de 55 buques de transporte armados, 2 fragatas y un navío, de los cuales 51 fueron capturados por la flota combinada hispano-francesa al mando del marino español Don Luis de Córdova, la escuadra estaba formada por 33 buques españoles y 10 franceses. Esta acción tuvo un fuerte impacto en el desenlace de la Guerra de Independencia Americana ya que las fuerzas inglesas dejaron de recibir una ayuda vital para el mantenimiento del conflicto.

Referencias

  1. El dia del golpe de luis de cordova a la armada-inglesa
  2. Trafalgar y la corte de Carlos IV, Benito Pérez Galdós.


Entradas relacionadas



lunes, 14 de noviembre de 2016

La Armada Española del XVIII (I)

Cartón preparatorio para Óleo


El regreso del Santa Ana.




El regreso del Santa Ana
Cartón para pintar óleos exclusivos con las siguientes características:
  • Técnica: óleo.
  • Soporte: tabla entelada.
  • Tamaño: A partir de 46 x 38 cm.
  • Precio: A partir de 290 Euros + gastos de envío.

Este esquema es utilizable para el resto de  Barcos de nuestra colección.

Encárguenos "El regreso del Santa Ana" o propónganos trabajos específicos.


Nuestros cartones preparatorios para óleo son plantillas artísticas exclusivas para apoyar la realización de las pinturas de artemilitarynaval. Sirven también para confeccionar otros productos artísticos (láminas, cerámicas, dibujos a plumilla, etc). No se basan en fotografías ni en cuadros ajenos; son escenas totalmente originales que tienen por temática preferente la historia naval y militar de España.

Esta entrada representa el detalle de la proa del navío de tres puentes Santa Ana, una de las más logradas construcciones navales producidas por España en la segunda mitad del siglo XVIII. En la ilustración puede observarse el león representativo de la Monarquía Española que portaban nuestros navío a modo de mascarón.

Con respecto a la historia del Santa Ana, el primero de los nueve "Meregildos" -poderosos navíos de tres puentes y 112 cañones- dejamos este enlace a Todo a Babor, donde nuestros lectores podrán recabar una interesante síntesis histórica de este afamado navío de la Armada Española.

Boceto Preliminar

La primera operación artística ha sido la realización de los bocetos correspondientes a la escena a representar. Fueron varias las opciones y hubo que realizar diversos esbozos de la nave en diferentes posiciones. Finalmente nos inclinamos por el boceto que mostramos en la imagen: la proa del Santa Ana asomando por el lado derecho de la escena. A partir de aquí, fuimos desarrollando y contextualizando la pintura, dándole una ambientación tranquila y casi nocturna.


 

Otras entradas similares.


Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas


jueves, 3 de noviembre de 2016

El apogeo de la Armada Española

Cartón preparatorio para Óleo


El vuelo del Montañés.


El vuelo del Montañés
Trabajo preparatorio para la elaboración de un óleo en gran formato. Este esquema es utilizable para diversas alternativas artísticas basadas en técnicas tradicionales o de reprografía.
  • PINTURAS AL ÓLEO: Precio según tamaño:
  • REPRODUCCIÓN SOBRE LIENZO ENMARCADO:
  • REPRODUCCIONES Y LÁMINAS:


Los cartones preparatorios para óleo constituyen, como apuntábamos arriba, los esquemas artísticos sobre los que elaboramos nuestras pinturas, sirviendo también de soportes gráficos para la confección de otros productos artísticos, tales como láminas, cerámicas, dibujos a plumilla, etc. Son escenas totalmente originales que tienen por temática preferente la historia naval y militar de España. En este caso se trata de representar la majestuosa navegación de las magníficas construcciones navales que produjo España en la segunda mitad del siglo XVIII. Para ello hemos realizado esta pintura militar del navío Montañés con el velamen desplegado, incluyendo las rastreras del trinquete, para volar sobre las olas de la Mar Océana. El navío ya forra su obra viva con las planchas de cobre que le fueron instaladas en 1805 y que aumentarían sus ya de por sí destacables cualidades marineras.

Con respecto a la historia del Montañes, dejamos este enlace a Todo a Babor, donde nuestros lectores podrán recabar una interesante síntesis histórica de este afamado navío de la Armada Española.
 

Desarrollo

Esta ha sido la pintura paso a paso para la fase preparatoria del cartón: partiendo del boceto inicial (1), se ha ido progresando en la vertiente de forma y volúmenes, pero trabajando al principio en blanco y negro (2). Las aproximaciones gruesas iniciales han ido elaborándose paulatinamente para preparar el trabajo en color. La aplicación de éste ha sido suave al principio (3) para ir saturándolo progresivamente en combinación con los ajustes tonales que se han considerado necesarios. Los últimos retoques se han reservado para los gallardetes y pabellones que enarbolaban los buques de aquella época.


 

Otras entradas similares.


Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas


jueves, 6 de octubre de 2016

Línea española

Cartón para Óleo


Navíos españoles navegando en línea.


Línea
Encargue su pintura.    Lámina de la Colección Naval serie 3ª


El navío español Santísima Trinidad ya había sido objeto reiterado de nuestra atención, sin embargo, volvemos a fijarnos de nuevo sobre "El Escorial de los Mares" para satisfacer una petición personalizada. En efecto, fuimos requeridos para recrear una visión del Santísima Trinidad navegando al frente de una formación naval de las postrimerías del XVIII. El resultado es el cartón preparatorio para pintura que presentamos en esta entrada y que corresponde a la fase primera del proyecto. Toca ahora, en una segunda fase, completar la solicitud y realizar un óleo de pintura militar de 146 x 97 cm sobre el esquema mostrado y cuyo resultado enseñaremos oportunamente.

Del Santísima Trinidad no repetiremos lo expuesto en entradas anteriores, pero sí describiremos someramente el proceso creativo seguido:

Desarrollo


Esta ha sido la pintura paso a paso (en su fase preparatoria del cartón): partiendo del boceto inicial (1), se ha ido progresando en la triple vertiente de formas, volúmenes y colores. Al principio hemos aplicado unas aproximaciones gruesas que, elaboradas progresiva y paulatinamente, han dado lugar a los estados intermedios situados debajo del dibujo base (imágenes 2,3 y 4). Se ha buscado una mar con marejadilla y un viento fresco que entrase por el través de estribor, para realzar el velamen y lo que debió ser la impresionante apostura del navío más famoso del siglo XVIII. Finalmente se han añadido los gallardetes y pabellones que enarbolaban los buques de aquella época.





Otras entradas del Santísima Trinidad.


Si desea contactar con nosotros para exponernos necesidades específicas


viernes, 4 de diciembre de 2015

El Navío Santísima Trinidad II

Pintura del navio Santisima Trinidad navegando
Estado actual de la pintura


Una vez finalizada la escena que os mostramos en la última entrada del Santísima Trinidad nos disponemos a realizar dicha obra al óleo. Vamos a mostrar como en otras ocasiones la evolución de la obra paso a paso de este coloso que terminó sus días heroicamente en la Batalla de Trafalgar.

1. Prepintado con acrílico

Después de dibujar el barco sobre un lienzo de 130x89 Cm pintamos la zona del cielo y el mar con una mezcla de tierra de siena tostada y rojo. 

Pintura del navío Santísima Trinidad

Pintamos las sombras sobre las velas con tierra de siena y las partes oscuras del barco con azul de prusia.

Pintura del navío Santísima Trinidad 2

A continuación empezamos a trabajar el mar dando un primer relieve a las olas.

Pintura del navío Santísima Trinidad 3

El casco del barco visto de cerca.


Pintura del navío Santísima Trinidad 4

2. Empezamos con el óleo

Empezamos con el óleo, propiamente dicho, después de haber dado una capa de azul en el cielo y en el mar con pintura acrílica. Esta primera capa solo afecta a las bandas rojas y a una pequeña sección de las velas.


Oleo del navio Santisima Trinidad  pintado pasos a paso 5

Pintura al oleo del Navío Santisima Trinidad de la Armada Española


Pintura al óleo del navío español Satísíma Trinidad pintado paso a paso 6


Pintura del Navío Santísima Trinidad pintado paso a paso 9